lunes, 9 de septiembre de 2013

Escribir por escribir

El tiempo pasa y mis dedos ya no golpean la vieja máquina de escribir de mi abuela, como cuando era pequeña y fingía ser una secretaria con el pesado cacharro que mis tíos tenían expuesto en el mueble del televisor. Ahora soy casi una adulta, y lo que golpean mis dedos son las frágiles teclas de un ordenador, un portátil descascarillado que se compró mi madre hace años... El ventilador hace un ruido insufrible, las letras están desgastadas y la pantalla sucia, pero que más dan las condiciones si lo único importante es la serpiente que se mueve perezosa por una página en blanco de un blog cualquiera. La habitación en la que estoy huele a la cena, el calor de mi propio cuerpo ha empapado las cortinas y hay una molesta sensación de cerrado y pesadumbre, pero abrir la ventana supondría escuchar el zumbido de una ciudad, gente que viene y va, que sale de tal o cual bar o que, simplemente, van en coche por la carretera.
''Escribir por escribir'', así he titulado a esta entrada, aunque sería más apropiado llamarla ''Frustración'', pues me siento inútil al ver que no logro superar un relato que escribí hace poco más de un año. Es en estos momentos en los que te preguntas '¿Vale la pena seguir?' o '¿He mejorado en algo en todo este tiempo?', es curioso como esto me lleva a la conclusión de que aquel día solo tuve suerte, y que yo ni siquiera podría aspirar a ser la sobra de un escritor. Es bonito fingir que redactas bien, cuando lo único que haces es rellenar folios con garabatos, que luego nunca leerás y que quedarán ocultados en el cajón del olvido... En internet sucede igual, pulsas la tecla de 'Publicar' y ya está todo hecho, directo a la mesita de noche de nadie, textos enteros sin ningún valor que jamás serán recordados, entonces ¿Que valor tiene escribir, teclear o siquiera pensar en hacerlo?, ninguno, es una simple pérdida de tiempo que ocultamos de afición o pasatiempo, que todos esperamos que sea nuestro vehículo de fama en la vida, pero que nadie cree que eso pueda llegar a suceder realmente.
Es más fácil dotar de vida propia a las yemas de tus dedos y esperar, que por una alineación de las estrellas, alguien lo lea y te de una palmadita en la espalda. Es más fácil escribir sin pretensiones, sin creerse bueno o mediocre, sin esperar nada a cambio, porque si no lo haces así te tendrás que enfrentar cara a cara a la Desilusión, una Dama cruel y astuta que acecha allá donde pones la vista, donde quiera que imagines un mundo mejor. Escribir por escribir, sin embargo, te lleva a conclusiones inesperadas, a textos curiosamente trazados, y a veces a auténticos pedacitos de papel que te hacen sentir orgulloso.
Los que no escribís tal vez no sepáis lo que un texto es para un autor...escrito con o sin pretensiones es un trozo de el, un hijo, una parte de su historia o de su vida, solo que en lugar de quedar plasmada en una instantánea de una cámara fotográfica lo está en las palabras que ahora mismo está tecleando. Como yo misma, ahora, en este instante... no busco que tenga valor alguno para nadie, si quiera para mi, esto es solo escribir por escribir en un blog cualquiera...solo trato de aliviar mi frustración tras recibir una mala crítica en lugar de palmaditas en la espalda...solo eso.

4 comentarios:

  1. Vertiginoso y mágico, mucho. Me ha gustado. :)

    HTR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. WOW! pues muchas gracias... la verdad no pensaba ni publicarlo

      Eliminar
  2. Este texto quedó precioso :3 También leí "Miriam", la entrada anterior, y me encantó. Debo decirte que escribes de maravilla, nunca vi alguien que escriba así en un blog. No te desanimes, supongo que a cada escritor le pasó lo mismo, caer en la frustración puede pasar, no te desanimes ;) seguro podés hacerlo mejor.
    Me hago seguidora del blog.
    Besos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. WOW! Gracias! Hay muchísimos escritos mejores que yo.. pero gracias, de verdad. Llevo meses de parón por culpa de los estudios :S

      Eliminar